Extraordinario y Rarísimo Microscopio Solar Antiguo. Francia, Siglo XIX

 

 

    Raro Microscopio Solar, S. XIX    
     

Extraordinario y Rarísimo Microscopio Solar Antiguo. Francia, Siglo XIX


Referencia: AC-D-271



Extraordinario y rarísimo microscopio solar antiguo fabricado en Francia en el siglo XIX, en buenas condiciones y con lentes numeradas. El microscopio está íntegramente fabricado en latón y muestra un estado de conservación excelente. El espejo es original y está en buenas condiciones, al igual que las cremalleras y los engranajes. El metal está muy. El microscopio está completo; la única pieza que se echa de menos es un tornillo de fijación a la pared, detalle que no interfiere en su funcionamiento.

Este singular instrumento va acompañado de seis lentes, marcadas con números del 1 al 6. El microscopio no ha sido testado en las condiciones ideales (en una habitación oscura con un rayo de sol ajustado al aparato). La lente nº 3 tiene el cristal desplazado, pero aun así es el original y se conserva. En cuanto a la lente nº 6, no se ha podido confirmar la presencia o ausencia del vidrio de aumento. Las demás están bien. El estuche es muy antiguo y es posible que se trate del original, aunque no se puede certificar al cien por cien. Se trata de un bello maletín de madera de caoba maciza, con un soporte interior para los elementos realizado posteriormente a medida. Lleva delicadas uniones en cola de milano, asa y cerradura originales.

Este extraordinario y rarísimo microscopio solar antiguo es una joya de época, un artículo tan ingenioso como bello que brillará en la colección más especial.

Medidas del Estuche: Ancho: 36 cm. Fondo: 24 cm.

Historia del Microscopio Solar


Los microscopios solares fueron inventados en el siglo XVIII. La idea parte de los instrumentos conocidos como “cámaras oscuras” o “linternas mágicas”, aparatos donde la luz permite proyectar imágenes impresas o plasmadas sobre placas transparentes (como en las actuales diapositivas) mediante la incidencia de la luz. En la época, los microscopios solares eran empleados en ferias y exposiciones, donde los curiosos adquirían billetes para admirar las proyecciones de insectos y organismos de tamaño diminutos, multiplicadas por decenas de veces su tamaño original. El nombre “solar” se debe a que, debido a la ausencia de luz eléctrica en la época, los microscopios utilizaban la luz del sol para proyectar las imágenes. Para poder verlas, el aparato debe encontrarse en una habitación oscura con un rayo de luz solar entrando desde el exterior. Con el tiempo estos aparatos fueron evolucionando, aunque el aporte del célebre científico Gabriel Fahrenheit fue el más interesante: incorporó al microscopio un espejo que captaba la luz y la dirigía hacia las muestras. Hoy día, estos aparatos se pueden usar con la ayuda de una sencilla linterna LED.


Precio : 2200 €
¡Enviamos a todo el Mundo! ¡Envíos a España GRATIS!


Entidad adherida a Confianza Online