Relé Telegráfico Antiguo J.H. Bunnell & Co. 1890

 

 

    Relé Telegráfico J.H. Bunnell & Co.    
     

Relé Telegráfico Antiguo Fabricado por J.H. Bunnell & Co. Nueva York, Circa 1890


Referencia: TT-B-983



Antiguo relé telegráfico original de época, fabricado por la célebre marca J. H. Burnell & Company. El relé está fechado circa 1890 y procede de Nueva York. Llama la atención su atractivo diseño antiguo, con base de madera natural y lacada en negro y partes de latón dorado. Todas las partes y componentes son originales de época, algo que queda patente por el aspecto patinado del latón y el fascinante diseño del mecanismo. Mecánicamente el relé funciona bien, mientras que por su atractivo es una pieza perfecta para decorar cualquier estancia o rincón.

Los relés son dispositivos electromagnéticos empleados en telegrafía. El primer relé fue inventando por Joseph Henry en el año 1835. Hacían la función de repetidores de señales: utilizando la corriente procedente de unas baterías, los relés generaban señales de sonido más intensas a partir de las señales más débiles recibidas por la línea telegráfica. El que vemos en las imágenes lleva una placa de metal fijada a la base de madera, que indica que fue fabricado por la empresa J.H. Burnell & Co. de Nueva York. En la placa también se indica la resistencia del relé, 150 Ohmios. La base lacada en negro conserva el acabado original en magníficas condiciones, mientras que la plancha de madera maciza situada sobre ella también está muy bien conservada.

Este antiguo relé telegráfico es una pieza de coleccionista, digna de un museo de la historia de la tecnología.

Medidas: Ancho: 21 cm. Fondo: 13 cm.

Measurements: Width: 8.2 in / 21 cm. Depth: 5 in / 13 cm.

Historia de J.H. Bunnell & Co. La firma J. H. Bunnell & Company fue fundada en 1878 por Jesse Bunnel, quien antes había trabajado como telegrafista de campo para el Presidente Abraham Lincoln durante la Guerra Civil Americana. En 1879 Bunnell se asoció con Charles McLaughlin, a quien dejó a cargo de las ventas y la administración de la empresa, mientras él se ocupaba de la fabricación y la innovación. En 1881 Bunnell consiguió la patente de su célebre llave telegráfica de acero, que a día de hoy se sigue fabricando. Bunnell falleció en 1899 a los 56 años; tras su muerte, McLaughlin se hico cargo de la empresa. El negocio creció y se diversificó, pasando a fabricar también aparatos y componentes eléctricos (además del material telegráfico original). A día de hoy la empresa sigue existiendo y goza de una sólida reputación; es uno de los fabricantes de material telegráfico más importantes a nivel mundial.


Precio : 170 €
¡Enviamos a todo el Mundo! ¡Envíos a España GRATIS!


Entidad adherida a Confianza Online